Cuidados para el Pie Diabético



Pie Diabético

El cuidado de los pies es una labor que muchas personas no tienen en cuenta pero que, a la larga, puede evitar padecer patologías y problemas al andar. Las personas que tienen diabetes son un grupo de pacientes que deben extremar el cuidado de sus pies ya que cualquier herida mal curada o que pase por alto puede derivar incluso en la amputación del miembro.

El señor Antoni Zalacaín, vice-presidente del Co
legio Oficial de Podologos de Catalunya, explica los riesgos que puede correr un pie diabético mal cuidado.
Riesgos del Pie Diabético
El pie diabético es un pie de riesgo que hoy en día ya entra por la sanidad pública. La higiene de este pie debe ser muy cuidadosa con el fin de evitar complicaciones. Siempre ha de ir acompañada al ejercicio o actividad que realizamos, es decir, que si estamos caminando por la montaña es preciso ir parando cada cierto tiempo y revisando el estado de nuestros pies, que no haya aparecido ninguna herida o roce. El pie diabético de un paciente recién diagnosticado no tendrá patologías asociadas, pero si la persona ya hace tiempo que convive con esta enfermedad deberá estar alerta con las pérdidas de sensibilidad. Este factor hace que la persona no se de cuenta de las lesiones que le aparecen, así que es preciso realizar exploraciones en la zona con frecuencia.

La importancia del Calzado
El calzado en las personas con diabetes es de fundamental importancia. Los zapatos deben ser sin costuras para que rocen lo mínimo, se deben adaptar bien al piel y la piel debe ser suave para evitar lesiones. Por lo que respecta a la suela, en personas jóvenes será más adecuada de cuero para que transpire más, pero en gente mayor será mejor que sea de goma para que el pie se adhiera mejor al suelo.

Cuidados del Pie Diabético
Tal y como ya hemos dicho, el pie diabético debe controlarse bien aunque tampoco hay que vivir angustiado y con miedo por eso. La persona con diabetes puede realizar deporte y ejercicio sin problemas, pero habrá que determinar si existe algún tipo de neuropatía. Si no es así el paciente notará que le salen heridas, pero si por el contrario existe alguna neuropatía su sensibilidad habrá disminuido y no percibirá la existencia de ninguna lesión. Los cuidados que deberán tener estos pacientes pasarán por hidratar bien la piel para que esté elástica y sea más difícil que se lesione, y secar bien el pie y la zona interdigital tras la ducha.

Pie Diabético y Problemas de Marcha
También hay que controlar los problemas de marcha y que el pie no se apoye mal, que no se hagan sobrecargas. Tener durezas en los pies no es algo normal, por más que caminemos o que estemos en posición bípeda. Las durezas y callosidades aparecen porque hay un problema, así que hay que diagnosticarlo a tiempo y poner un soporte plantar a medida para corregir esa anomalía.